Nogal, Almendro y Pistacho - nutricion foliar

La aplicación foliar de nutrientes minerales es una práctica adicional y complementaria que se utiliza en la fertilización mineral de los cultivos, particularmente para el caso de los micronutrientes. La necesidad de aplicar foliarmente los nutrientes minerales a menudo está asociada a condiciones adversas de suelo o clima. La desecación de la parte alta del suelo es un problema común en diversos sistemas de cultivo, especialmente durante las últimas etapas de crecimiento, lo que puede limitar la capacidad de la raíz para absorber efectivamente los nutrientes minerales presentes en la zona más superficial del suelo.

Del mismo modo, la deficiencia de nutrientes del subsuelo representa otra condición del suelo que también puede contribuir a una nutrición insuficiente de los cultivos. La mala distribución de ciertos nutrientes, por ejemplo, boro y calcio, dentro de la planta debido a su baja movilidad en el floema, puede provocar deficiencias de esos nutrientes en los órganos generativos o en los órganos de rápido crecimiento (ej. puntas de brotes, semillas), incluso a pesar de su alta concentración en las hojas completamente expandidas.

Bajo esas condiciones la aplicación foliar de nutrientes puede ser una práctica agronómica efectiva para asegurar una mejor nutrición mineral de las plantas y evitar impedimentos inesperados de la capacidad de crecimiento y productividad de las plantas.

Son comunes los reportes de deficiencias ocultas de nutrientes en los cultivos, las que pueden disminuir el rendimiento de las plantas en más de 10 o 15% sin que se observen síntomas visibles de deficiencia de los nutrientes. El problema con la deficiencia oculta de nutrientes generalmente ocurre en sistemas de cultivo de alto rendimiento, así como en programas de nutrición desbalanceados. Una estrategia útil para evitar el riesgo de deficiencias ocultas consiste en aplicar los nutrientes foliarmente. Un buen ejemplo de deficiencia oculta se encuentra en la deficiencia de magnesio, la que a menudo es inducida por:
1) alta fertilización potásica,
2) cultivo de variedades de alto rendimiento,
3) disminución de la absorción de magnesio del suelo, especialmente en suelos ácidos y ricos en aluminio y
4) también por la exposición de las plantas a calor y alta radiación. Es sabido que el magnesio tiene efectos de mitigación de estrés en la planta, en especial contra calor y alta intensidad lumínica.

volver